Teléfonica, Cable Mágico y su terremoto

3g.jpgCésar «El enano» Hildebrandt también ve 3G, y de yapa Entre titulares. Alguien tenía que decirlo. Que localicen el próximo epicentro y les hagan un tour por ahí a estos salvajes:

Mientras los muertos crecían minuto a minuto la noche trágica del miércoles, en el Canal 3, de la Telefónica, tres mamertos de antología idiotizaban la pantalla. Y en el 6, de la Telefónica, seis entidades grises como la nube que nubla tu camino decían cualquier cosa sobre cualquier cosa en un programa que parece producido por nadie e imaginado por ninguno. Y en el canal 20, de la Telefónica, el aburrimiento de siempre cundía mientras en Cañete los muertos empezaban a ser puestos en una vereda porque no había para más.

(Vía Economía de mercado)

6 comentarios en “Teléfonica, Cable Mágico y su terremoto

  1. Hildebrandt leyó en radio San Borja que la nobel Menchú fue discriminada en un hotel en Cancún y dijo que en América Latina estamos muy enfermos. Pero, acabo de leer en Google noticias que la Menchú dice que no hubo tal discriminación y que todo fue falso. ¿Otra patinada del chato?

  2. ¿Anónimos aqui también? Buenas noches amigo Sifuentes, cuando no atacando al enemigo de la jefa, pero escondiendo la mano.

    Laslo: muy buen blog. Lo recomendaré entre los amigos.

  3. Babilonia, y cómo no piensas que puedo ser el chato mismo haciéndome propaganda; o, por qué la Chichi no clarifica lo de la Menchú y se lo dice majaderamente al chato por TV; y por qué el mismo Hildebrandt no le ha hecho seguimiento a la noticia de la Menchú. Ya pues tampoco tampoco. ¿Que Hildebrandt honre su periodismo veraz y redondee la noticia es mucho pedir?

  4. Anónimo, creo que le pides mucho a Hildebrandt.
    Mauricio, gracias por la recomendación. keep it coming!

  5. Primero debo reconocer a dos «enanos» gigantes del periodismo serio como César Lévano y César Hildebrandt; dos «césares» de la moral política del país. ¡Y qué satisfacción que ambos escriban en un solo diario!
    Pero ser admirador no implica venerar, cualquiera puede errar, y es de grandes reconocer cualquier equivocación. No tengo idea que «el chato» lo haya echo… pero conociendo su personalidad, sé que lo haría. Es todo por hoy.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.