Taller de Producción Digital y Diseño Periodístico, en julio

emol.jpgLeyendo Caretas me entero de este inusual evento en la UPC, inusual para nuestro medio. Desde el 23 al 27 de julio se llevará a cabo el taller de Producción Digital y Diseño Periodístico, a cargo de tres profesionales chilenos con harta experiencia en esto del periodismo digital: Claudio Pérez, jefe de diseñadores de El Mercurio Online; Claudio Pozo, fotógrafo, director de Recursos Digitales – DOL Digital Online, empresa distribuidora en Chile; y Pablo Soto sub editor de El Mercurio Online.

Pueden ver los detalles del taller en el sitio web de la UPC, pero en resumen va así la cosa: son 5 días, full time, y está dirigido gente vinculada al periodismo, publicidad, diseño gráfico, fotografía, internet (diseño, programación, edición) y carreras afines a la comunicación visual. Ah, lo más importante: la inversión es de US$ 325.00 para profesionales y US$ 290.00 para estudiantes. ¿Quién se apunta?

Aquí les dejo la entrevista con Claudio Pozo que se publicó hoy en Caretas, ya que como buen medio digital del siglo pasado, la web de esa revista está abierta «solo para suscriptores»:

Cuando la Tinta es Electrónica

Así que hasta el darwinismo tiene una variante digital. Internet también evoluciona y en su avance redefine el rol de ciertas profesiones o dictamina su desaparición (los carteros se extinguen). Nueva especie: el periodista web. Tecnológico, multimediático, hiperinformado, pragmático, de reacciones felinas y capacidad de llegada virtualmente universal –El Mercurio online registra más de 200 millones de visitas al mes–. Este es el nuevo periodismo. Claudio Pozo, chileno, curtido fotógrafo y experto en el tema, llegará a Lima en julio para dirigir un taller en la UPC junto a otros dos especialistas, en el que se hablará tanto de las nuevas herramientas como de las disyuntivas éticas que conlleva el soporte digital. Eso sí: el encanto del papel couché, adelanta Pozo, perdurará incólume. Así sea.

–Gracias a los blogs, cada vez más gente tiene sus propios espacios de expresión y opinión públicas en Internet, una característica antes reservada solo a la prensa. ¿Cuál es el nuevo sentido del quehacer periodístico?
–Todo esto comenzó como un juego. Actualmente, si alguien que va por la calle de pronto ve un accidente, puede sacar su celular, tomar una foto y luego subirla a Internet. Lo mismo se puede hacer con videos, con todo el tema de YouTube. Pero desde un ángulo comercial, se sigue necesitando profesionalización. Los sponsors de un portal van a pedir calidad de imagen, calidad de sonido. Eso es lo que está “salvando”, por decirlo de alguna manera, a los profesionales de las comunicaciones: el poder entregar algo distinto.

–¿Qué herramientas nuevas tiene el periodista en el ciberespacio?
–Muchas, pero tiene que estar capacitado para usarlas. Hoy en día, estudiar periodismo no solo es prepararse para escribir en un diario o en una revista. Existen otras formas de vivir las comunicaciones, como aprender a editar foto y video, manejar programas de computación y conocer recursos fotográficos y recursos de televisión.

–Un periodista multimediático.
–Exactamente. Que trabaje en equipo con el fotógrafo y el diseñador. Este sistema ya está eliminando la figura del editor de fotografía. El problema es que en las universidades los temas de periodismo e Internet se pasan sólo en un par de ciclos, y cuando uno llega al final de la carrera ya olvidó lo aprendido; pero en los grandes sitios web latinoamericanos, el que no sabe editar fotos y editar video sencillamente no tiene trabajo.

–Más allá de la rapidez con que se puede dar a conocer una noticia en la web, ¿qué de nuevo es lo que se le ofrece al lector?
–Está el tema educativo. Como pasó en Chile hace poco, cuando la hija de la presidenta Bachelet tuvo un derrame cerebral. A las dos horas de conocida la noticia, el sitio de El Mercurio ya estaba explicando qué cosa es un derrame, las consecuencias, etc. Con infografías, videos y audio. De esa manera, el medio online funciona como un complemento del medio en papel. La venta de los periódicos sigue siendo buena, porque la gente siempre quiere tener un recuerdo impreso de lo que le interesa. En la web uno puede experimentar con distintas formas de presentar la noticia, y lo que interesa es que el lector la entienda rápidamente. La gente en la web no quiere pasar más de cinco minutos leyendo una noticia. Un par de fotografías y un contenido muy breve. No se analiza mucho, algo que sí puede hacer el impreso.

–¿Qué te parecen las versiones electrónicas de los medios peruanos?
–Tienen buena información pero aún falta poner más cuidado en el diseño y explotar las herramientas web. Usar fotoramas, por ejemplo, como llamamos a las secuencias de fotos que explican un evento mediante pequeños textos que las acompañan. El material está: en tu medio tienes toda una secuencia de fotografías de la que sólo has publicado una o dos imágenes en la versión impresa. ¿Por qué no usarla? Otra cosa importante es la accesibilidad. Ayer entré a la página de El Comercio y me demoré diez minutos en encontrar un tema específico. Esas cosas no pueden suceder.

–¿Y a nivel latinoamericano, qué portales son los más notables?
Los que más me gustan son el de Folha de Sao Paulo y El Mercurio, por su limpieza gráfica. Hoy en día ya no sirven las páginas llenas de efectos Flash y colores, que antes de mostrarse te ponen una barra cargando lentamente mientras un monito baila. Ahora lo que se busca es efectividad, fondo negro, letras blancas, textos cortos y mucha interactividad. Y la complementariedad con el medio impreso. Muchas páginas incluso tienen mensajes al final de una nota en los que te invitan a leer más o profundizar en un tema en papel. (G. Silva)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.