Archivo de la etiqueta: La Nueva Q

Radio «Nueva Q», la nueva Nº 1

Nueva QLeyendo un artículo de Semana Económica del 20 de julio, sobre las movidas en los medios de comunicación locales, encuentro un dato interesante, que confirma lo que uno oye en la calle, en la custer, en la pollería: la cumbiambera radio «Nueva Q», con tan sólo 4 meses en el aire, es la más escuchada del país, superando incluso a RPP. Esto de acuerdo a un estudio de CPI (Vía):

1.- Nueva Q Fm, 2.- RPP, 3.- Panamericana, 4.- Moda, 5.- Felicidad, 6.- Inolvidable, 7.- La Mega, 8.- RadioMar, 9.- Okey Radio, 10.- Ritmo Romántica, 11.- Radio Corazón, 12.- Oxígeno, 13.- Radio Unión, 14.- Studio 92, 15.- La Ñ, 16.- Radio Z, 17.- Radio Mix, 18.- Onda Cero, 19.- CPN, 20.- Radio Planeta, 21.- VivaFm, 22.- Radio Comas, etc.

La renacida estación propiedad de Corporación Radial del Perú (CRP) fue anteriormente la recordada Radio Inca Sat (la favorita de muchos taxistas veteranos), que luego se transformó en algo llamado Top FM, siempre en los 107.1 FM. Este último experimento no duró mucho, así que CRP decidió aprovechar el boom del momento y convertirla en la ahora éxitosa Q, que ha acogido rápidamente a gran parte de los escuchas, sin locutores, sin gran infraestructura ni mayor publicidad, y con una página web igual de austera, casi en «versión Beta». Todo un viral en KHz.

Algunos datos tomados del extenso informe publicado en La República, «La seducción de la cumbia» (13 de julio):

  • La nueva número uno tiene 148 mil oyentes en promedio, cada media hora.
  • Cada semana llega a 2.34 millones de personas.
  • Nueva Q cobra un promedio de 10 soles por cada segundo de publicidad. Es una de las pautas más caras que maneja CRP.

Cifras que no me dejan de sorprender, a pesar que la mentada radio está sin dudas en todas partes, algo que es más notorio entre quiénes, como yo, no consumimos radio regularmente (hail to the mp3!), y que cuando raramente lo hago, no busco sintonizar «Nueva Q». Pero aún así, ella llega e impone su cucucumbia. Veremos cuánto dura el fenómeno, y si es una búrbuja, cuándo hará ‘pop’.