¿Basta Juan Diego Flórez?

Juan Diego Flórez y su flaca

Que le publican un libro, que se pone el traje de chef, que se casa con una bella rubia. A estas alturas Juan Diego Flórez ya se llevó de encuentro a Gian Marco y Gastón juntos, en la lucha por ser el Machu Picchu andante, el estandarte nacional, el poster boy peruano por excelencia. Pero ninguno de ellos hasta ahora había logrado que la variopinta, provinciana y muy visitada Plaza de Armas de Lima se convierta en su jardín trasero para celebrar la boda real:

La Plaza de Armas sería cerrada días antes de la ceremonia [5 de abril] para decorarla al gusto de la pareja. Veinte músicos de la Sinfónica amenizarán la boda. Estos estarán dirigidos por Andrés Santa María, primer maestro de Juan Diego.

Es decir, si a «la pareja» se le antoja pintar de blanco la Catedral o el Palacio de Gobierno, carajo, quienes somos nosotros los plebeyos para discutir la decisión de la nobleza. Como dice El Morsa (felizmente no soy el único envidioso que postea sobre esto): «la ley prohíbe este tipo de manifestaciones públicas que paralice la Plaza Mayor, porque atenta contra el turismo». Hmm… me parece que se viene un «¡Basta Juan Diego!».

(Foto: «Juan Diego Flórez en su salsa», en RPP)

Actualización [26 marzo]: JotaDe aclara que no cerrará ninguna plaza, él es un limeño más (Perú 21):

Pese a que la lista de invitados es numerosa, Juan Diego aclaró que no ha pedido cerrar la Plaza de Armas de Lima.

«Solo son rumores, eso no se puede cerrar, aunque sí habrá medidas de seguridad. Pero quería casarme aquí porque toda Lima me encanta. Soy amante de la comida criolla, que estará presente en el bufet de la fiesta», sentenció el tenor nacional.

101 comentarios en “¿Basta Juan Diego Flórez?

  1. Grande JUan Diego Flores el que puede, puede. Una voz prodigiosa, su vida es un ejemplo dejemos la envidia, aprendamos de ello

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.