Archivo de la etiqueta: prensa

Twitter en Perú21.pe

Recién hace unos días agregué a Esther Vargas (@esthervargas), periodista de Perú.21, a mi lista de following en Twitter (a raíz de la salida de Álvarez Rodrich y toda la novela ya conocida, quería saber que opinaban ‘los que se quedaron’. También agregué a la directora interina Claudia Izaguirre @claudiaizaguirr, quien debe ser una de las pocas (ex) directoras de un diario en tener una cuenta de Twitter.)

A lo que iba, Esther tuiteó la semana pasada pidiendo a sus contactos que respondamos una sencilla pregunta: “¿Por qué uso Twitter? Estoy haciendo una nota para Perú.21. La respuesta en 140 caracteres”. Mi respuesta no le llegó a tiempo, sin embargo quedamos para hacer una video entrevista, la que finalmente han publicado hoy en la web de Perú.21, featuring Godoy, chekeen:

(Felizmente no incluyeron la parte donde muestro mi página de “direct messages”.)

Si los estudios sobre los usos de internet (como el realizado por Teléfonica, el cual espero comentar luego) son acertados, en el sentido que la convergencia se dará en el celular, entonces Twitter tendrá mayores chances de ser una herramienta de comunicación realmente masiva, sumándose la cultura de la imagen actual, alimentada con miles de fotos y videos grabados con ese mismo celular. Aunque para que aquello se dé, primero los costos deben estandarizarse, y esa ya es otra historia:

En agosto Twitter dejó de enviar las actualizaciones (tweets) gratuitas via SMS, para todos los usuarios fuera del Reino Unido. Si bien aún puedo mandar tweets con el celular (el costo de un SMS internacional creo que es de S/.0.25), yo prefiero usar la aplicación que ofrece Cellity.com. Ésta hace lo necesario para poder tuitear desde el celular, tiene varias limitaciones pero el costo es bajísimo si lo comparamos con el acceso via la versión mobile de Twitter. Como digo, el limitante por ahora sigue siendo el costo de conexión.

También lo comentan:

Jugando a ser ciudadano

Continúa la campaña “Show me las facturas!” iniciada por Rosa María Palacios, mashupeada por El Paki y adoptada (ja!) por la blogosfera local (o al menos 40 ciudadanos con blog y contando, según dato estadístico uterino), con rebote mediático en portada de Perú.21 -casi un teaser de “El Otorongo” de esta semana. Todo esto para jugar a ser ciudadano, o ejercer la ciudadanía, como lo quieran ver. Y por lo visto, lo que se presenta en parte como un juego trivial y chonguero, puede dar a la larga (si es a la corta, mejor) algún resultado inesperadamente favorable. Pero si nos metemos al juego de la ciudadanía y sus leyes, pues habría que considerar todas sus aristas, “leguleyadas” que le dicen algunos. Entre las opiniones que he leído, una abrumadora mayoría obviamente tiene (tenemos) claro que los señores felinos de la Patria se la llevan fácil y con roche, agregan varios ceros a sus boletas y facturas con tal de sacarle el jugo al fajo asignado a ese querido item llamado “Gastos operativos”. También hay los que analizan el asunto más fríamente, y siguiendo las leyes del juego, literalmente. Es que si nos vamos a poner a jugar, caballero, a leer las reglas. Por ejemplo, leo en este post de Apuntes Peruanos un par de cosas interesantes:

¿Es información del Estado, pero aún así no es pública? ¿Cómo es eso posible?

Porque antes que el Estado, y antes que la búsqueda de su eficiencia, está el ciudadano. Un servidor o funcionario no deja de ser ciudadano ni renuncia a sus derechos en el momento en que empieza a trabajar para el Estado. Conceptos como “privacidad” pueden sonar como excusas sin embargo son derechos ciudadanos que están reconocidos en la propia Constitución que, a su vez, permite y obliga la transparencia funcional.

Entonces ¿es posible esperar respuesta del pedido?

Pues si y no. Es posible que se otorgue parte de la información conformante de la rendición de cuentas de un congresista, siempre y cuando se hayan concluido los procedimientos internos que aprueban la declaración entregada, y que permitan la verificación de la información remitida. Recordemos que una parte del control de ejecución presupuestaria es la inclusión de la información del gasto en un sistema informático. Sin embargo, como ya se señaló, esto no obsta que parte de esta información mantenga una naturaleza protegida.

Jomra luego agrega, en su comentario, una alternativa frente a esta maraña que solo los abogados (y eso es) podrán comprender a cabalidad:

Ahora la campaña tendría que salir de la simple “aplicación” de la Ley a una petición puramente política de transparencia, un “nosotros les pagamos, queremos saber”, aunque la ley (aprobada por “ellos” nos lo pongan difícil :P).

Rosa María Palacios, Augusto Álvarez Rodrich y Tú (o sea, yo, tú, everybody) harían bien en considerar estos rincones legales, antes que lo hagan nuestros queridos jaguares con curul (o sus asesores), y los abracen cual salvavidas. Porque ya sabemos sobradamente cómo responden los otorongos ante algún pedido político de transparencia. (Y además así esta iniciativa no solo resultará beneficiosa para el señor que fabrica esas máquinas para mandar algo llamado Fax).

PS. Un pedazo de información que no tiene nada que ver, pero a la vez sí: Ayer murió una congresista. Lamentable. Ahora me pregunto, ¿quién la suplirá? ¿quizá otro aprista congresista accesitario? Tarea para la casa.

El futuro de la prensa escrita

Ayer leía una noticia a toda página en El Comercio titulada “El avance de internet aún no puede hacerle mella a la prensa escrita”, proveniente de esta nota publicada el 8 de mayo en el diario El Tiempo de Colombia. Tamaña afirmación debía ser fundamentada, y sí que lo está… basándose en un estudio realizado por la Asociación Mundial de Periódicos (WAN, World Association of Newspapers), es decir, preparemos la alarma de autobombo:

Un estudio de la la Asociación Mundial de Periódicos sostiene que de los 425.000 millones de dólares que se gastaron el año pasado en publicidad en todo el mundo, 42,3% se destinó a la prensa escrita (periódicos y revistas), lo que convierte a este medio en el principal receptor de pauta, por encima de la televisión, la radio e Internet.

Este crecimiento es global y no se puede atribuir únicamente a China e India.

Efectivamente, la circulación de los periódicos asiáticos subió 2,99%, pero es en América del Sur en donde presentó su mejor desempeño con un aumento de 4,59%.

Norteamérica es la única región del mundo en donde sí ha bajado la circulación de los periódicos, el año pasado se redujo 1,97 por ciento.

Hasta ahí los datos más saltantes. El asunto va, como suele suceder, por la repartición de la torta publicitaria y el tiraje de ejemplares diarios. El problema es que este estudio parece tomar una fotografía del momento y no nos pone en contexto. El negocio de periódicos y revistas sigue siendo rentable, pero ya no lo es tanto como lo fue antaño. Intentan engordar las cifras con los números crecientes de países en desarrollo como India y China (y sus miles de millones de habitantes), y minimizando los primeros mercados como EE.UU. que es donde realmente se mueve el dinero grande. Hace rato que en Norteamérica las cosas están difíciles:

In Asia the newspaper business is booming, but in North America, as Craig Newmark of Craigslist fame told the Newspaper Association of America convention in New York this week, “People who run printing presses are screwed”.

Y si bien hay movidas insospechadas, como la oferta de Rupert Murdoch para hacerse del Grupo Dow Jones por la friolera de $5,000 millones, estas también apuntarían a mejorar su presencia en Asia, que es donde aún tienen chances de explotar este negocio.

Mientras tanto el nuevo rico en la ciudad, Google, no está interesado en adquirir un negocio como el Dow Jones:

A Financial Times reporter asked the Google CEO if he would acquire a news organization like Dow Jones & Co Inc., publisher of the Wall Street Journal.

Schmidt said no. “We made a decision to focus primarily on user-generated content, and not on businesses where we would own the content,” Schmidt replied to reporters.

¿Qué me queda de conclusión de todo esto? Que los diarios impresos siguen teniendo un gran temor hacia los nuevos medios, aka. internet, y cada vez que pueden muestran sus cifras y su supuesta bonanza. Mientras tanto los medios digitales avanzan en paralelo, creciendo constantemente, no en un enfrentamiento absurdo con una industria que poco a poco quedará obsoleta. Enfrentamiento que se da, curiosamente dentro de El Comercio, entre su versión impresa y su version online, recientemente renovada pensando en los nuevos tiempos. Para mejores predicciones de lo que se vendrá, remitirse a Epic 2015.