Archivo de la etiqueta: Peru 21

Facebook para abuelitas

facebook ivy beanRicardo Vásquez Kunze, abogado y analista político (según leo en su página web) intenta, en su columna de hoy en Perú.21, una comparación que sencillamente no termino de entender.

Parte rememorando, casi con cierta nostalgia, la liberación sexual femenina de hace 60 años, con la intención de llegar, a manera de vaticinio o extrapolación jalada de los pelos, al tema del chuponeo y la pérdida de la privacidad propios de nuestros tiempos. El problema está en los ejemplos que trae a colación para fundamentar su predicción. Debo entender que el señor “ha visto y comprendido”, sino a profundidad, al menos con cierto nivel de riguriosidad, herramientas imprudentes como la webcam, el Facebook (y las fotos y videos impúdicos que ahí se publican), o los videos en Cholotube (¡guarda ahí!). Y por supuesto “los blogs”, así a secas, “los blogs”. Todos pa’ dentro. Blogs de literatura, de teatro, de física cuántica, todos son unos vouyeristas del mal, fanáticos del gossip, adictos al protagonismo. Esto último quizá explique porque el columnista prefiere una web old school a un impúdico blog.

Alguien simplificaría el análisis de Vásquez en ‘algo malo que con el tiempo se llega a considerar bueno’. Sus ejemplos me llaman la atención, más que por aquello de la “impudicia del Facebook y la imprudencia de la webcam”, que por la otra figura: Mujer que ya no llega virgen al matrimonio (“legión de partenaires“, “si es que se casa”), mujer que es madre soltera (“¿cuál es el problema?”). Antes: malo, muy malo. Ahora: aprobado por todos “menos las abuelitas”. Detecto un tufillo machista ahí. Lo otro, es el prejuicio de siempre, satanizando y generalizando cuando lo que se requiere es un verdadero análisis.

(La imagen corresponde a Ivy Bean, la mayor de las abuelitas en Facebook)

PD. Curiosamente por estos días Perú.21 viene anunciando en su edición impresa, su flamante entrada a las comunidades Facebook y Twitter. Cómo lo estan haciendo, ya es un tema para otro post.

“El Otorongo” sin El portal de Álvaro

Ya decía yo cuando le dicen “No” a Álvaro Portales. Y ese día fue hoy. Sus viñetas a propósito del cobrizo tema de la semana no fueron del gusto de Fritz Du Bois y Claudia Izaguirre, director y editora de Perú.21, respectivamente. En realidad yo le he visto viñetas, digamos, más ‘maleadas’ a Álvaro. Vetarlo ahora, con un tema directamente relacionado con el presidente, deja mal parado a Du Bois.

Estas son las viñetas que Perú.21 no quizo publicar, en palabras del propio Álvaro:

ESTE PORTAL NO SALIO PUBLICADO EN LA EDICION Nº146 DE “EL OTORONGO” POR CONTENER, PARA EL DIRECTOR Y LA EDITORA DEL DIARIO, IMAGENES “GROTESCAS” “OFENSIVAS” Y CARGADAS DE “HUMOR NEGRO”, NO APTO PARA LOS LECTORES DEL SUPLEMENTO.

ESTAS SON LAS DOS VIÑETAS QUE FUERON CONSIDERADAS NO APTAS PARA SU DIFUSION. PARA ILUSTRARLAS TOME COMO REFERENCIA FOTOGRAFIAS DEL LIBRO DE ALEJANDRO BALAGUER “ROSTROS DE LA GUERRA”.

El portal de A

A

El portal completo y en grande.

También lo comenta:

Twitter en Perú21.pe

Recién hace unos días agregué a Esther Vargas (@esthervargas), periodista de Perú.21, a mi lista de following en Twitter (a raíz de la salida de Álvarez Rodrich y toda la novela ya conocida, quería saber que opinaban ‘los que se quedaron’. También agregué a la directora interina Claudia Izaguirre @claudiaizaguirr, quien debe ser una de las pocas (ex) directoras de un diario en tener una cuenta de Twitter.)

A lo que iba, Esther tuiteó la semana pasada pidiendo a sus contactos que respondamos una sencilla pregunta: “¿Por qué uso Twitter? Estoy haciendo una nota para Perú.21. La respuesta en 140 caracteres”. Mi respuesta no le llegó a tiempo, sin embargo quedamos para hacer una video entrevista, la que finalmente han publicado hoy en la web de Perú.21, featuring Godoy, chekeen:

(Felizmente no incluyeron la parte donde muestro mi página de “direct messages”.)

Si los estudios sobre los usos de internet (como el realizado por Teléfonica, el cual espero comentar luego) son acertados, en el sentido que la convergencia se dará en el celular, entonces Twitter tendrá mayores chances de ser una herramienta de comunicación realmente masiva, sumándose la cultura de la imagen actual, alimentada con miles de fotos y videos grabados con ese mismo celular. Aunque para que aquello se dé, primero los costos deben estandarizarse, y esa ya es otra historia:

En agosto Twitter dejó de enviar las actualizaciones (tweets) gratuitas via SMS, para todos los usuarios fuera del Reino Unido. Si bien aún puedo mandar tweets con el celular (el costo de un SMS internacional creo que es de S/.0.25), yo prefiero usar la aplicación que ofrece Cellity.com. Ésta hace lo necesario para poder tuitear desde el celular, tiene varias limitaciones pero el costo es bajísimo si lo comparamos con el acceso via la versión mobile de Twitter. Como digo, el limitante por ahora sigue siendo el costo de conexión.

También lo comentan:

Obama visto por esa provincia llamada Perú

el otorongo zambo

Curiosa la edición de hoy de Perú.21, curiosa digo, por decir lo menos. Por un lado leo la columna de Álvarez Rodrich, que a propósito de una loable iniciativa inclusiva, dice: “Desde su fundación, hace más de seis años, Perú.21 ha buscado distinguirse como un medio que contribuya a la promoción de una sociedad con igualdad de oportunidades para todos sus miembros. Esto implica tolerancia y respeto de cualquier diferencia, como las de sexo, religión, raza o ideología”. Y salto a la página central, razón de ser de los viernes: El Otorongo. Como era de esperarse, todo el mundo se agarra de Obama, y su “negritud” para hacernos reír, ¿no?

Veo un otorongo color chocolate y bembón, harto peinado afros, leo cosas como “Obama Mama” (recordando al non plus ultra del racismo cómico de la televisión peruana), “Oye zambito…” (¿ubícate?), “cruce de King Kong con San Martín”, y demas genialidades. Solo Andrés Edery le saca la vuelta al lugar común de las parodias al nuevo presidente negro, mientras que Heduardo presenta a Alan mismo Robert Downey Jr. en Tropic Thunder (tiene mucha clase el tio Hedu, no hay nada que hacer).

En fin, a veces da roche ser peruano.

No aceptes al Sr. Hampón en tu Facebook

Perú.21 da la señal de alerta en este artículo firmado por el periodista Miguel Sarria, “Hampones usan datos de Facebook, Hi5 y MySpace”. Oh no!:

Cuidado. Usted está siendo observado. Saben quién es, en dónde vive, quiénes son sus amigos… Hasta tienen su fotografía y las de sus familiares. Las llamadas redes sociales, como Hi5, MySpace o Facebook, han dejado de ser sitios virtuales donde se puede conocer gente, para convertirse en auténticos bancos de datos para la delincuencia.

¡Mielda! Tengo que leer un diario impreso para enterarme que mis queridos amigos a quienes acepté voluntariamente a mi Facebook, resultaron siendo unos delincuentes que solo me agregaron para secuestrarme. Y esto no está sucediendo solamente en el Perú, sino que se trata ya de una plaga a niveles latinoamericanos:

Ya ha ocurrido en México, en Colombia y en otros países de la región, donde los plagios más sonados han incluido el estudio al detalle de información personal que las víctimas tenían en estas webs.

Sí pues, sociedades tan violentas y peligrosas como las colombiana y la mexicana cuando no, siempre a la vanguardia de las nuevas modalidades del crimen. Aquellos “plagios más sonados” incluso tuvieron eco en la blogosfera mexicana, en ALT1040 lo comentaron un par de veces, con toda la preocupación que amerita este tipo de revelaciones. Terra Chile y un foro colombiano también advierten: si tienes Facebook, fuistesss chochera. La nota en Perú.21 continúa así:

Aunque aún no se ha registrado ningún caso comprobado en el Perú –hace unos días se frustró el rapto de la hija, de 14 años, de un empresario, y la PNP no descarta que los hampones hayan utilizado dicha modalidad de ‘reglaje’–, las autoridades están en alerta ya que el peligro es inminente.

Ta’que, entonces, ¿en qué quedamos? ¿Ya estamos o no con los hampones 2.0 encima? ¿El “peligro es inminente”? ¿Inminente como la caida de un meteorito en el cruce de la avenida Javier Prado con la Vía Expresa en hora punta?

Así lo señala Fabio Amanqui, director del Programa Viva, ONG que analiza los riesgos de Internet. El especialista advierte que el 95% de jóvenes que acude a la red tiene su perfil inscrito en las webs sociales. La más popular es el Hi5. Sin embargo, explica Amanqui, los adolescentes y jóvenes de clases acomodadas de nuestra sociedad prefieren el Facebook: “Escolares de colegios prestigiosos, como Villa María, San Silvestre o Markham, colocan sus datos sin restricciones. Es sencillo conocer su círculo de amigos, a sus padres y sus actividades”.

Aaaah, hablen así pues, “colegios prestigiosos”. Ya sabes choloblogger de a pie, contigo no es, puedes respirar tranquilo y seguir subiendo tus fotos chongueras a MySpace como las webas, y publicar el teléfono de tu jato, tu celular y tu dirección exacta (con alguna referencia, para llegar más rapido) en tu Hi5.

Jugando a ser ciudadano

Continúa la campaña “Show me las facturas!” iniciada por Rosa María Palacios, mashupeada por El Paki y adoptada (ja!) por la blogosfera local (o al menos 40 ciudadanos con blog y contando, según dato estadístico uterino), con rebote mediático en portada de Perú.21 -casi un teaser de “El Otorongo” de esta semana. Todo esto para jugar a ser ciudadano, o ejercer la ciudadanía, como lo quieran ver. Y por lo visto, lo que se presenta en parte como un juego trivial y chonguero, puede dar a la larga (si es a la corta, mejor) algún resultado inesperadamente favorable. Pero si nos metemos al juego de la ciudadanía y sus leyes, pues habría que considerar todas sus aristas, “leguleyadas” que le dicen algunos. Entre las opiniones que he leído, una abrumadora mayoría obviamente tiene (tenemos) claro que los señores felinos de la Patria se la llevan fácil y con roche, agregan varios ceros a sus boletas y facturas con tal de sacarle el jugo al fajo asignado a ese querido item llamado “Gastos operativos”. También hay los que analizan el asunto más fríamente, y siguiendo las leyes del juego, literalmente. Es que si nos vamos a poner a jugar, caballero, a leer las reglas. Por ejemplo, leo en este post de Apuntes Peruanos un par de cosas interesantes:

¿Es información del Estado, pero aún así no es pública? ¿Cómo es eso posible?

Porque antes que el Estado, y antes que la búsqueda de su eficiencia, está el ciudadano. Un servidor o funcionario no deja de ser ciudadano ni renuncia a sus derechos en el momento en que empieza a trabajar para el Estado. Conceptos como “privacidad” pueden sonar como excusas sin embargo son derechos ciudadanos que están reconocidos en la propia Constitución que, a su vez, permite y obliga la transparencia funcional.

Entonces ¿es posible esperar respuesta del pedido?

Pues si y no. Es posible que se otorgue parte de la información conformante de la rendición de cuentas de un congresista, siempre y cuando se hayan concluido los procedimientos internos que aprueban la declaración entregada, y que permitan la verificación de la información remitida. Recordemos que una parte del control de ejecución presupuestaria es la inclusión de la información del gasto en un sistema informático. Sin embargo, como ya se señaló, esto no obsta que parte de esta información mantenga una naturaleza protegida.

Jomra luego agrega, en su comentario, una alternativa frente a esta maraña que solo los abogados (y eso es) podrán comprender a cabalidad:

Ahora la campaña tendría que salir de la simple “aplicación” de la Ley a una petición puramente política de transparencia, un “nosotros les pagamos, queremos saber”, aunque la ley (aprobada por “ellos” nos lo pongan difícil :P).

Rosa María Palacios, Augusto Álvarez Rodrich y Tú (o sea, yo, tú, everybody) harían bien en considerar estos rincones legales, antes que lo hagan nuestros queridos jaguares con curul (o sus asesores), y los abracen cual salvavidas. Porque ya sabemos sobradamente cómo responden los otorongos ante algún pedido político de transparencia. (Y además así esta iniciativa no solo resultará beneficiosa para el señor que fabrica esas máquinas para mandar algo llamado Fax).

PS. Un pedazo de información que no tiene nada que ver, pero a la vez sí: Ayer murió una congresista. Lamentable. Ahora me pregunto, ¿quién la suplirá? ¿quizá otro aprista congresista accesitario? Tarea para la casa.