José Ugaz asesina a Cecilia Valenzuela

La destrozó, la aniquiló, la revolcó. Figurativamente, mediáticamente, felizmente. José Ugaz se despachó como quiso anoche con Cecilia Valenzuela, quién vaya a saber uno por qué rayos lo invitó a su programa. Quizá pensó que el ex procurador caería en sus provocaciones, al final solo se le ocurrió usar el penoso recurso del “no se ponga nervioso”, cuando la figura era exactamente la opuesta.

El link directo para descargar el video [40 mins – Formato FLV – 77MB]. También lo pondré en YouTube, por si el embeded de Agenciaperú vuelve a fallar.

Ahora sí, en TuTubo:

Este video va directo a los anales (pun intended) de la televisión peruana. A que sí.

(Vía Celebrity Deathmatch: Cecilia Valenzuela vs. José Ugaz)

Melissa Patiño y el MRTA, según edición de video de “La Ventana Indiscreta”

Error de balances de blancos no es. En este reportaje de César Hildebrandt Chávez para “La Ventana Indiscreta” sobre el supuesto vínculo entre Melissa Patiño y el MRTA, no solo aparece un bus con asientos blancos que cambian como por arte de magia a amarillos.

Deténganse ahora en el minuto 2:44 del video. ¿Vieron? Sí, ahí hay un salto en la edición, un empalme entre dos videos que pueden haber sido o no de fuentes distintas, de cámaras distintas, de lugares distintos, pero que en el montaje final se presenta como uno solo.

A pesar de que el editor del reportaje (¿No es Hildebrandt Jr.? ¿Ya no salen los créditos al final de sus reportajes?) se dió el trabajo de buscar dos clips que tengan el mismo movimiento de cámara de izquierda a derecha, de tal manera que pueda relacionarse visualmente al ex “terruco” Roque Gonzales con Melissa Patiño, la manipulación en el proceso de edición es evidente. De esta manera el reportaje intenta mostrar a Gonzales, y cerquita nomás, un par de asientos más allá a Melissa. El mismo montaje se repite en el minuto 4:09. Esas deben ser algunas de las “técnicas básicas de edición de reportajes periodísticos” que se dictan en La casa de Agencia Perú.

PD. Ah, y el novio no era el novio.