No one laughs at God in a hospital

Este viejo hospital es, de facto, católico, apostólico, romano. Todas las habitaciones tienen en la pared un Cristo crucificado -ahí donde podría haber un rack con una tele, o algo por el estilo-. No es la mejor imagen que uno puede tener para irse a dormir, pero ahi está, un cuerpo lacerado, colgado, sufriente, dándote las buenas noches.

Me acompaña en la habitación, en la cama B, una pareja de esposos. Él, el paciente desde hace 3 meses. Ella, la esposa perfecta. Haydée, una mujer menuda de unos 40 años, poco atractiva, una persona que según veo, sólo vive para atender a su esposo día y noche, y sus madrugadas más, que va y viene como un pequeño robot. Como digo, la esposa perfecta. Que se da el tiempo para darme una mano cuando estoy solo, sin familiares que me alcancen el agua o me acomoden el respaldar de la cama. Me daba algo de pena recibir su ayuda entonces, pero la necesitaba, asi que le agradecía cada vez.

Haydée y su esposo deben ser practicantes, seguidores -fanáticos quizá- de alguna religión evangélica/cristiana/brasileña. Escuchan por radio Pacífico AM, todo el el tiempo, programas religiosos. Luego oran o leen textos idem.

Mi tía Carmen, que ha acompañado a mi mamá en el hospital, sobre todo en los momentos más tensos (como el día previo o posteriores a mi operación), es Testigo de Jehová. Recuerdo que de niño leía las revistas “¡Despertad!” que encontraba en su casa, o los coloridos libros de historias apocalípticas publicados por la “Watchtower”. Mi mamá también es Testigo, recientemente, y he visto que serlo le ha servido -me ha servido, a través de ella- para tener una fortaleza de mente especial, que en situaciones como tener un hijo en el hospital, es bienvenida.

Dios, o Jehová, o Yavé, o Cristo, está pues muy presente en este viejo edificio. No olvido que me persigné, casi como acto reflejo, la primera noche que pasé en Emergencias. Es que nadie se ríe de Dios en un hospital…

(Escrito desde el piso 13B, cama 231A del Hospital Edgardo Rebagliati Martins.)



0 balas ↓

No seas tímido, deja tu comentario.

Los comentarios van aquí: