Cucho La Rosa ha hablado

Cucho La Rosa

Las entrevistas de la última página de “Somos” suelen ser de relleno, olvidables y sin mayor interés. Y hay excepciones, como la de esta semana. Ahí Cucho La Rosa dice lo que pocos o nadie se atreve a decir, unas cuantas verdades sobre ‘la comida peruana’, tan bien colocada como intocable se ha convertido en los últimos tiempos. A la gastronomía y a sus actores. Chapa esta flor, sí, tú ya sabes quién eres:

Para usted se debe mantener la tradición fielmente.
Si se copia la presentación de la cocina internacional es porque estamos alienados. La decoración en las cebicherías es mininalista, un riachuelo que pasa por ahí, y bambú. ¿Dónde quedó la alegría de la cebichería de antaño?, ¿dónde está el corazón de Jesús con su bandera? Ay no pues, eso es huachafo.

¿No cree que se está cerrando a la innovación?
Pero si todo está por descubrirse en el Perú. No sabemos de picante a la tacneña, de la sopa huachana, de la puca picante de Ayacucho, de patarashca. Más se conoce la comida molecular, que me llega a las pelotas.

No quiero imaginar lo qué haría con los que transforman la comida peruana en cocina molecular.
Lamentablemente Cipriani no prodría excomulgarlos porque él es más pecador. Alan García no podría condenarlos a muerte porque antes él merecería estar muerto. Hay que hacer algo pero no se qué.

A veces el precio no compensa la cantidad, ¿qué dice sobre las porciones que se sirven en algunos restaurantes?
No lo digo yo, lo dice todo el mundo. A la gente le gusta comer bien, un buen plato. No hay que influenciarse por otras tendencias, por una generación que se va a Europa a estudiar y trae malos hábitos.

Algunos se hace llamar chefs, otros cocineros, ¿usted cómo se considera?
Clase trabajadora buscando el cambio social.

Lástima nomás que considere a Raúl Vargas como su “maestro”.

(Foto de Ciberdoc en Flickr).

4 comentarios en “Cucho La Rosa ha hablado

  1. Tiene algo de razon, pero lo que si es cierto es que su restarant en Pachacamac es pura furfulla, muy caro para los mediocre de su comida

  2. Hay personas que prefieren mantener lo tradicional hay otros que prefieren lo nuevo, como es el caso la comida molecular. Creo que ambas de las dos comidas son para diferente público y buscan satisfacer diferentes pladares no veo por qué ponerse en contra de ello. Yo, mientras mi país crezca y la cocina y los restaurantes mejoren pienso que todas las propuestas son válidas.
    Justo la otra vez me enteré que en un diplomado de una universidad están dictando cursos de cocina ancestral peruana y cocina molecular. Para los interesados, les dejo el link:
    http://udepcocina.pymeil.com/fb01.html

  3. Cor – Cor, te han dateado mal, dr. (o dra.). La comida de la casa de don cucho es buenisima; de pronto el local podría mejorar pero la comida está más que buena: excelente.

    Y si, Cucho dijo lo que nadie se atreve a decir, porque no tiene miedo de dejar de ser “políticamente correcto”. Y serlo no tiene nada de malo, solo diferencia a los del montón de oportunistas edulcorados y a la gente con personalidad que realmente será recordada en la historia.

    Marco Aurelio Denegri decía, que “ojalá al menos el 10% de los restaurantes limeños fueran siquiera buenos”. Y es cierto, en muchos lugares estafan con el artificio de lo gourmet (que no tiene NADA de peruano).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.